Donald Trump vuelve a dirigirse a la opinión pública de Estados Unidos. Apenas once días después de haber lanzado un mensaje televisado exigiendo que el Congreso de ese país apruebe 5.700 millones de dólares (5.000 millones de euros) para que empiece la construcción del controvertido muro con la frontera de México, el presidente estadounidense se ha dirigido a la opinión pública con una oferta a la oposición: permitir la permanencia de los llamados ‘dreamers’ – es decir, personas que entraron en EEUU siendo menores de edad, y, en muchos casos, niños, y que llevan viviendo en el país prácticamente la vida entera – a cambio de esa dotación presupuestaria.

La decisión de ofrecer protección a los aproximadamente 1,8 millones de ‘dreamers’, que son legalmente inmigrantes indocumentados a pesar de que llevan toda la vida en EEUU, donde en muchos casos han cursado estudios universitarios, abierto empresas, y pagado impuestos es una significativa concesión por parte de Trump. También es un hábil movimiento, porque en marzo de 2018 la oposición demócrata ofreció a Trump esa posibilidad a cambio de, precisamente, 25.000 millones de dólares (22.000 millones de euros) para construir el muro. El presidente rechazó aquella oferta que ahora, exactamente diez meses más tarde, está poniendo sobre la mesa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here