El Sheriff del condado de Nowata,  Terry Sue Barnett, anunció que junto a varios agentes renunciaba luego que un juez le ordenara reabrir la cárcel de ese condado cerrada por una fuga de dióxido de carbono lo que obligó al traslado de los presos a la cárcel de Bartlesville. Hoy hubo una audiencia pero no se ha determinado si el juez acepta la renuncia o se reabrirá la cárcel. El caso parece empantanado el Sheriff ha cuestionado la decisión del juez, en tanto que su abogado dijo que los procedimientos les resultan extraños, y  que parecían más venganza que actos jurídicos. De momento la renuncia no ha sido aceptada así que el Sheriff sigue ejerciendo en espera de lo que se resuelva.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here