La senadora californiana Kamala Harris, una exfiscal de 54 años de padre jamaicano, madre india y un breve pero notable historial de intervenciones incisivas en el Congreso, anunció este lunes a primera hora de la mañana su intención de presentarse como candidata a las elecciones presidenciales de 2020 por el partido demócrata. Su nombre, muy esperado, se suma al de otras figuras del partido que, a casi dos años de la batalla para derrotar a Donald Trump, ya han dado un paso al frente, entre los que destacan Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts; Kirsten Gillibrand, por Nueva York; la congresista Tulsi Gabbard de Hawái; o Julian Castro, exalcalde de San Antonio (Texas) y exmiembro de la Administración de Barack Obama.La gran mayoría femenina entre los primeros aspirantes conocidos refleja el nuevo tiempo de la política en Estados Unidos, con una participación de mujeres sin precedentes desde las elecciones legislativas de noviembre. Pero Harris es desde hace ya tiempo una estrella ascendente dentro de las filas demócratas, especialmente tras la elección de Donald Trump, como azote de las políticas antimigratorias del republicano.

La demócrata Kamala Harris anuncia su precandidatura a las elecciones presidenciales de 2020 La senadora demócrata Elizabeth Warren anuncia su precandidatura para las presidenciales de 2020
Trump cancela en el último minuto el viaje de Pelosi al extranjero
Segunda mujer de raza negra en ser elegida para el Senado de Estados Unidos, la abogada escogió un día muy simbólico para comunicar su candidatura, la festividad de Martin Luther King. Durante su intervención en el programa matinal de la cadena ABC, Good morning America, empezó a defender sus credenciales: “Tengo la experiencia única de haber sido líder en el Gobierno local, el estatal y el federal”, dijo.

Harris se convirtió en fiscal de distrito de la ciudad y el condado de San Francisco en 2003 y, tras dos mandatos, fue elegida como la primera mujer fiscal general de California. Se crio en Oakland, la ciudad al este de la bahía de San Francisco, muy influida por la figura de su madre, una inmigrante indio-americana, activista e investigadora del cáncer de mama, que, tal como la senadora cuenta, le contagió la pasión por combatir injusticias. Se separó de su padre, un economista de la Universidad de Stanford, cuando Kamala y su hermana, Maya, eran muy jóvenes. La ya precandidata demócrata a la Casa Blanca se formó en la escuela de Derecho Hastings y comenzó trabajando en la oficina del fiscal del condado de Alameda.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here