El fiscal general de Oklahoma dice que hizo todo lo posible para asegurarse de que un fabricante de medicinas  acusado de ayudar a alimentar una crisis nacional de opioides no se declare en bancarrota para evitar pagar un acuerdo considerable que beneficia al estado. La fiscalía dice que hay un acuerdo con Purdue Pharma por 270 millones de dolares pero ahora espera que no se declaren en bancarrota para evitar pagar por estos daños. Directivos de la empresa han hablado de la posibilidad de declararse en bancarrota debido a la gran cantidad de demandas que tiene como objetivo y otros productores de opioides.  Casi $ 200 millones del acuerdo de la compañía con sede en Connecticut se destinarían al establecimiento del Centro Nacional de Estudios y Tratamiento de Adicciones en el centro de salud de la Universidad Estatal de Oklahoma en Tulsa. Los gobiernos locales obtendrán $ 12.5 millones. Este es el primer acuerdo  y se produce dos meses antes de que la demanda de Oklahoma contra Purdue Pharma y otras compañías farmacéuticas fuera la primera en una ola de litigios en todo el país  contra la industria. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here