Las autoridades de Estados Unidos habrían separado en la frontera con México a “miles” de niños —más de los reconocidos oficialmente—, según un informe de la Oficina del inspector general del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, siglas en inglés), desconociéndose si ha habido reunificación familiar posterior. El documento, hecho público este jueves, asegura que la separación de menores de sus progenitores alcanzó su punto máximo en el verano de 2017, un año antes de la política de tolerancia cero dictada por Donald Trump por la que se detuvo a los padres que cruzaban la frontera de forma ilegal mientras se mantenía a sus hijos separados bajo la custodia de la HHS. La cifra de menores separados por la fuerza de sus familias alcanzó entonces unos 3.000 niños.

En la primavera de 2018, la Administración ordenó separar a las familias para que los adultos quedasen bajo arresto de las autoridades federales y los niños, entretanto, al cuidado de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR, por sus siglas en inglés). A raíz de una demanda colectiva, la Justicia ordenó en junio del año pasado paralizar esta controvertida política y reunir a las familias.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here