11 personas detenidas en la cárcel de Oklahoma City que es administrada por el Sheriff del condado Oklahoma son identificados con problemas en sus procesos judiciales lo que les generó haber pasado más tiempo del debido en prisión. Un juez ordenó revisar y entrevistar directamente a los detenidos para saber si están recibiendo el debido proceso legal.

El Defensor público  Rober Ravits fue quien acudió hasta la cárcel acompañado de 10 funcionarios quien estuvo platicando con los reclusos de forma directa y revisando sus expedientes. Se les preguntó a cada interno si habían visto a un juez, cuando lo vieron , si tenían un abogado y  cuándo lo  habían visto a por última vez y si tenían alguna inquietud o problema.


Giselle Pérez de 20 años quien estuvo detenida injustamente

De esta forma fue como se dio a conocer el caso de la hispana Giselle Pérez de 20 años quien estuvo detenida injustamente al reflejarse en el sistema una orden de arresto de 2015 que realmente ya había sido cancelada pero nunca fue retirada de los archivos por lo que al ser detenida en una parada de tráfico fue llevada presa estando dos semanas privada de su libertad. Según el defensor público es el único caso realmente grave,  los otros 10 se trata de personas que si fueron legítimamente detenidos pero pasaron mucho tiempo encarcelados,   más de lo debido.

De estos,  dos casos son de detenidos que nunca había visto a un juez y otros de expedientes perdidos que retrasaron los procesos judiciales. El defensor público dice que la causa de estos problemas es el sistema informático que tiene la cárcel del condado pues usan computadoras arcaicas literalmente. Dijo que la solución es actualizar las computadoras. Se comprometió a hacer estas revisiones cada dos meses. Parece que el condado pretende cambiar el sistema y tenerlo listo en julio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here